Foro

Los Éxitos Y Fallas De Richmond Afectan A La Comunidad Hispana

Los Éxitos Y Fallas De Richmond Afectan A La Comunidad Hispana

Por Michael Monrroy

Esta semana marcó el final de la sesión legislativa de este año en Richmond. Dado que los legisladores y el gobernador han completado la sesión de trabajo regular, es un buen momento para evaluar cómo afectará la vida de todos los Virginianos, incluida la comunidad hispana.

Cada año incluye logros y oportunidades perdidas, y debemos considerar dónde tomaron decisiones nuestros legisladores que mejoraron nuestras vidas y dónde perdieron la oportunidad de lograr más.

Esto es particularmente importante en un tiempo como ahora – cuando tantos de nosotros estamos preocupados del impacto que tendra el coronavirus en nuestras familias.

Aunque los medios de comunicación se centran más en lo que sucede en Washington, D.C., nuestras vidas se ven igualmente afectadas, tal vez más, por las decisiones tomadas en Richmond. Y si queremos asegurarnos de que nuestras voces sean escuchadas por los legisladores que nos representan, es tan importante considerar las acciones de los representantes estatales como las del Congreso.

Un importante paso adelante fue una medida bipartidista aprobada que puso fin a la práctica de suspender una licencia de conducir por deber dinero a un tribunal. Hasta hace poco había cientos de miles en nuestro estado a quienes se les suspendieron sus licencias porque debían dinero a un tribunal. Este proyecto de ley recientemente fue firmada por el gobernador y pronto entrara en vigor.

Claro que se debe pagar multas razonables, pero suspender las licencias de conducir lo hace menos probable. Para las más de las tres cuartas partes de los trabajadores de Virginia que se manejan a sus trabajos, una licencia de conducir válida es la clave para ganarse la vida. Retirar las licencias con demasiada frecuencia prohibe que los virginianos pudieran proveer a sus familias, y mucho menos pagar sus multas.

La Cámara de Delegados rechazó, con razón, un proyecto de ley que habría derogado la ley del «derecho al trabajo» de Virginia. Esta ley impide que los empleadores despidan a los trabajadores si no quieren ser parte de un sindicato. Los trabajadores deberían ser libres de tomar esa decisión por sí mismos. Más de la mitad de los estados protegen los derechos de los trabajadores mediante leyes de derecho al trabajo, y fue una decisión inteligente de los legisladores de Virginia permanecer entre ellos. El derecho al trabajo extiende las oportunidades económicas para los hispanos y todos los virginianos.

Mientras estos representan buenas decisiones de nuestros representantes electos, ellos perdieron la oportunidad de reformar las leyes de licencias ocupacionales. Los requisitos de licencia ocupacional a menudo pueden obligar injustificadamente a las personas a completar meses de capacitación costosa, pagar tarifas excesivas y aprobar exámenes antes de que se les permita trabajar. Aunque hay profesiones que exigen estándares más fuertes y más capacitación, es un error negarle a las personas la oportunidad de usar sus talentos y habilidades para ganarse la vida a menos que obtengan permiso del estado para trabajar en un campo determinado.

Según un informe reciente, las leyes de licencias ocupacionales de Virginia para las ocupaciones de bajos ingresos son algunas de las peores del país. Nuestro estado ocupa el séptimo puesto para las leyes de licencias más onerosas y el séptimo para las más generales y severas. Esto hace que se pregunte, por ejemplo, si es necesario exigir que los contratistas de jardinería tengan dos años de experiencia, ocho horas de educación y paguen $320 en multas. Si queremos crear un entorno donde todos puedan prosperar y construir un futuro, el estado debe reformar este costoso sistema.

Se introdujo una medida bipartidista en la Cámara de Representantes para establecer la reciprocidad de la licencia, de modo que las personas que vienen a nuestro estado con licencias relevantes puedan continuar su trabajo aquí, sin el gasto y la molestia de solicitar una nueva licencia de Virginia. También permitiría tres años de experiencia laboral en otro estado para satisfacer un requisito de licencia de Virginia, si no se requiere licencia en ese estado. Reformas como estas ayudarían a las personas a trabajar como pintores, tapiceros, lijadoras de pisos y cerrajeros, a pesar de los requisitos costosos y de alta carga de Virginia en estos campos. Los legisladores no se unieron para apoyar esta reforma, y ​​eso significa que más jóvenes en nuestro estado, o aquellos con dinero o tiempo limitado para desarrollar habilidades, tendrán más dificultades para encontrar trabajo y construir un futuro mejor. Fue un fracaso que nos lastima a todos.

En nuestra organización, La Iniciativa LIBRE – una organización sin fines de lucro dedicada a eliminar las barreras a las oportunidades y promover la prosperidad en la comunidad hispana – vemos claramente la importancia de desbloquear oportunidades para todos en nuestro estado. Cuando a las personas se les bloquea el empleo, pierden la oportunidad de contribuir a su comunidad mientras desarrollan las habilidades para ganar más en el futuro. Si los honorarios y mandatos estatales innecesarios les impiden trabajar como pintor o cerrajero, eso puede privarlos a ellos y a sus seres queridos de un futuro mejor.

Entonces, aunque hubo victorias importantes en Richmond este año, también hubo oportunidades perdidas. Nosotros en la comunidad hispana deberíamos seguir informándonos sobre estos y otros temas, y alentar a nuestros representantes a impulsar reformas que nos ayuden a todos a mejorar.

Michael Monrroy es el director de coaliciones de La Iniciativa LIBRE-Virginia.