Blog

El cuidado de la salud: un plan de opciones personales

Read in English here.

¿CUÁL ES EL STATUS QUO?

A los latinos les preocupa no poder pagar la atención médica. Demasiadas familias latinas están enfrentando los retos de los altos costos del cuidado de la salud, las pocas opciones y el sentirse abrumados por un sistema salud extremadamente complejo.

No debería ser así.

Al repensar la atención médica, podemos comenzar a avanzar hacia un sistema en el que todos tengan acceso a atención de alta calidad, cuando la necesitan y a un precio asequible.

Podemos empezar eliminando barreras que están impidiendo la innovación y dificultando a los médicos, científicos e incluso a los pacientes hacer que la atención médica esté al alcance de cada estadounidense.

¿CÓMO DEBE SER LA ATENCIÓN MÉDICA?

Lo que los estadounidenses quieren:

  • Poder ver al médico de nuestra elección, de forma conveniente y asequible.
  • Tener acceso a los tratamientos más adecuados, seguros y eficaces.
  • Tener acceso a un buen seguro médico que satisfaga nuestras necesidades a un precio asequible.
  • Saber cuánto costará nuestro cuidado, por adelantado, antes de que tengamos que pagar por ello.
  • Tener redes de ayuda sólidas que protejan a los más vulnerables.

En muchas maneras, nuestro sistema de salud funciona bastante bien. Los Estados Unidos cuenta con las mejores tasas de supervivencia del cáncer en el mundo y algunos de los tiempos de espera más cortos. Y seguimos siendo el líder mundial en el desarrollo de terapias nuevas que salvan vidas.

Esto difiere de la mayoría de los países del mundo, incluidos algunos de los países latinoamericanos que muchas familias latinas y sus antepasados dejaron atrás.

Pero nada de esto significa que no se debería hacer más para mejorar nuestro sistema de salud. La realidad es que los costos de la atención médica son demasiado altos y demasiadas familias experimentan la angustia de una bancarrota debido a las altas facturas médicas.

La mayoría de los estadounidenses no piden que el gobierno controle el cuidado de la salud. Sólo queremos arreglar lo que está mal y preservar lo que funciona.

Algunas personas dicen que la solución es la salud socializada, que el gobierno controle el cuidado de la sald (“Medicare for All” o “una opción pública”). Si bien esa “solución” puede sonar atractiva, no garantiza las protecciones básicas que la gente necesita.

Por un lado, las personas de los países con el cuidado de salud socializado, donde el gobierno lo paga todo, sufren escasez médica crónica, largas listas de espera y racionamiento burocrático. Esto incluyen países como Cuba y Venezuela, donde los más vulnerables son los que más sufren bajo un sistema dirigido por el gobierno.

Incluso una “opción pública”, o una opción de cuidado de salud administrada por el gobierno entre otros planes privados de seguro de salud causaría que decenas de millones de estadounidenses perdieran su plan de salud existente e inevitablemente conduciría a que el gobierno tome el control de esas pólizas aumentando los costos y disminuyendo el acceso para todos. Será más difícil para las personas recibir la atención que necesitan cuando la necesiten.

¿CUÁL ES NUESTRA VISIÓN? 

En lugar de una “opción pública”, los estadounidenses necesitan una opción personal: acceso universal al cuidado de la salud que sea asequible y de alta calidad, sin que el gobierno lo controle.

¿Cómo podemos lograrlo? En primer lugar, tenemos que repensar el cuidado de la salud y no dejarnos atrapar por las viejas ideas.

NECESITAMOS LOGRAR 4 OBJETIVOS BÁSICOS:

  • Ampliar el acceso
  • Reducir los costos
  • Terminar con las sorpresas
  • Garantizar redes de protección para los más vulnerables

A continuación enumeramos las reformas específicas, y las propuestas legislativas, que creemos que pueden crear una opción personal:

1. EXPANDIR EL ACCESO

El Congreso debe ampliar y fortalecer las Cuentas de Ahorro para la Salud exentas de impuestos (HSAs), para gastos relacionados con el cuidado de la salud, para que más familias puedan beneficiarse de esta poderosa herramienta de ahorro y usarla para más tipos de atención y cobertura, incluyendo suscripciones directas del cuidado de la salud (acceso conveniente y las 24 horas a un médico de confianza):

  • Ley de Cuidado Personalizado (S.3112 del Sen. Cruz, H.R.5596 del Representante Roy)

El Congreso también podría dar rienda suelta a una revolución de la salud digital y salvar vidas haciendo que la telesalud esté disponible en Medicare. La telesalud permite a los pacientes conectarse directamente con los profesionales de la salud en línea.

  • La Ley de Innovación y Mejora de Telesalud (S.773 del Sen. Gardner, H.R.4013 del Representante Curtis)
  • La Ley CONNECT para el Cuidado de la Salud (H.R.4932 del Thompson, S.2741 del senador Schatz)
  • La Ley de Derogación Regulatoria del Coronavirus (H.R.6691 del Representante Roy)

Los Estados también deben ampliar el número de hospitales disponibles para los pacientes derogando las leyes locales de “certificado de necesidad” que representan barreras para recibir atención médica.

  • La Ley de Creación de Capacidad para Comunidades Necesitadas (S.3547 de sen. Cruz)
  • La Ley de Creciente Capacidad Hospitalaria para luchar contra el Coronavirus (H.R.6336 del representante obispo de N.C.)

Además, los estados deben permitir que los profesionales médicos practiquen de forma interestatal reconociendo automáticamente las licencias de profesionales médicos con licencia en otros estados.

Por ejemplo, los responsables de la formulación de políticas estatales y federales deben permitir que las enfermeras y los asistentes médicos proporcionen los servicios para los que están capacitados, donde se necesitan, independientemente de dónde tengan licencia:

  • Ley de Derogación Regulatoria del Coronavirus (H.R.6691 del Representante Roy)

La Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) debe permitir que los fabricantes de medicamentos compartan legalmente con los médicos información sobre los usos fuera de etiqueta de sus medicamentos y acelerar nuevas terapias que salven vidas. El Congreso también debe exigir el reconocimiento automático por la FDA de los medicamentos que han sido aprobados por países en los que confiamos:

  • La Ley DE RESULTADOS (S.2161 del senador Cruz y H.R.6258 del el representante Roy)
  • La Ley de RESULTADOS para Pacientes de Coronavirus (S.3545 del Senador Cruz, H.R.6260 del Representante Roy)

El Congreso debe reducir el costo de los medicamentos recetados a través de una mayor competencia. Sabemos que este principio funciona porque podemos considerar los costos de los teléfonos celulares como ejemplo. Hace veinte años, ser dueño de un teléfono celular era prohibitivo. Pero con el aumento de la competencia, el costo de los teléfonos celulares ha bajado drásticamente. Debemos adoptar este principio para reducir los precios de las drogas.

  • La Ley de costos más bajos más curas (H.R.19 del Representante Walden)

El Congreso debe garantizar pruebas diagnósticas seguras y confiables en una emergencia de salud pública:

  • Ley del Derecho a la Prueba (S.3769 del Sen. Cruz)

2. REDUCIR LOS COSTOS

El Congreso debe ampliar el acceso a los acuerdos de reembolso de la atención médica en el lugar de trabajo (dinero exento de impuestos para la salud):

  • La Ley de Aumento de la Cobertura de Salud a través de las RRHH (H.R.5224 del Representante Obispo de N.C.)

El Congreso debe permitir a las personas comprar un seguro de salud adaptado a sus necesidades ampliando el acceso a planes renovables a corto plazo, que suelen ser entre un 50% y un 80% menos costosos que los planes tradicionales:

  • La Ley de Elección de Cobertura de Salud (H.R.4811 del Representante Biggs)
  • La Ley de Opciones de Cuidado de Salud Asequible (S.3821 del Senador Loeffler)

El Congreso debe permitir que individuos y empresas se unan para comprar cobertura asequible a tarifas de grupo:

  • La Ley Estadounidense de Planes de Salud (S.3610 del senador Rand Paul)
  • La Ley de Planes de Salud de la Asociación (S.1170 del senador Enzi, H.R.2294 por el representante Walberg)

El Congreso debería restaurar los mercados de seguros de salud robustos y prósperos canalizando todos los fondos y mandatos de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA) y sin defectos a los estados, al tiempo que mantiene la protección para las personas con condiciones preexistentes.

  • Un Plan de Salud Personalizado y Asequible (Comité de Estudio Republicano de la Cámara)

3. TERMINAR CON LAS SOPRESAS

Los legisladores federales y estatales deben adoptar reglas sensatas para promover la transparencia de los precios y la veracidad en la publicidad, para que los pacientes sepan cuánto costará su atención médica antes de tener que pagarla.

El Congreso debería derogar las políticas federales, como los mandatos de seguros de la Ley de Atención Médica Asequible, que incentivan a las aseguradoras a negar a los pacientes el acceso a médicos y hospitales a través de redes estrechas.

4. FORTALECER LAS REDES DE PROTECCIÓN

El Congreso debe modernizar y fortalecer Medicare, un programa federal diseñado para brindar atención médica a personas mayores de bajos ingresos, brindándoles a las personas mayores más libertad y mejor acceso a médicos y terapias a un costo menor:

  • La Ley de Ahorros para la Salud para Personas Mayores (H.R.3796 del Representante Bera)
  • Ley de Libertad de Jubilación (S.1030 del Senador Cruz, H.R.2108 del Representante Palmer)

El Congreso debería restaurar Medicaid y su misión original de ser una red de protección  para los más vulnerables transformándolo en un sistema de subvenciones globales generosas y flexibles para los estados, con subvenciones limitadas a un nivel que los contribuyentes y los estados puedan pagar.

Conclusió

La comunidad latina, como todos los estadounidenses, necesita desesperadamente la promulgación de políticas que fortalezcan la forma en que se brinda la atención médica a los pacientes.

Podemos hacer esto ampliando el acceso, reduciendo costos, poniendo fin a los precios sorpresivos y fortaleciendo nuestras redes de protección para atender a los más vulnerables.

Lo que no deberíamos hacer es duplicar el status quo fallido. Y en lugar de una “opción pública”, Estados Unidos necesita una opción personal: un conjunto de reformas sensatas y centradas en principios que harían que la la atención médica estadounidense fuera mejor, más asequible y más accesible para todos, y la envidia del mundo.