Youth Initiative


Tal vez ningún grupo ha sido más afectado por la recesión que los jóvenes estadounidenses. Mientras que algunas han regresado poco a poco a trabajar, la tasa oficial de desempleo para personas menores de 25 años sigue siendo de dos dí­gitos, y los efectos a largo plazo son preocupantes.


Esta es una generación con un alto nivel de educación, que se mantiene desempleada en una economí­a que sigue siendo muy competitiva, especialmente para aquellos con poca o ninguna experiencia. Peor aún, un récord de unoen cada cinco hogares lleva el peso de una deuda de préstamos estudiantiles, que superará los 1000 mil millones de dólares a nivel nacional por primera vez en el 2013. Si acabas de terminar la universidad, ¿cómo es posible que la puedas pagar?


La Iniciativa Juvenil de LIBRE trabaja con universidades para informar a los estudiantes universitarios acerca de los desafí­os que enfrentarán una vez que se gradúen, pero lo más importante, ¿cómo llegamos aquí­? Polí­ticas bien intencionadas han dado lugar a consecuencias desastrosas y el apoyo a estas polí­ticas lleva, sin duda, a los jóvenes de hoy a un futuro financiero incierto. Los programas gubernamentales que pretenden ayudar a esta generación en realidadestán logrando que acumulen una mayor deuda individual. Qué egoí­sta es el cobrarle impuestos a los que aún no han nacido para pagar por cosas que queremos hoy.


Programas como La Ley de Asistencia Asequible (ACA) son ejemplo perfecto de regulaciones derrochadoras que dicen que haránel cuidado de la salud más barato, pero en realidad hacencreceral gobierno en cantidades poco saludables y dejana los universitarios graduados que se encuentran sanos pagando la cuenta para compensar los gastos médicos de la generación de los"babyboomers". También vemos legisladores promoviendo agendas para cobrarle más impuestos a la clase que produce, los creadores de empleos de Estados Unidos, que de otra manera podrí­an contratar a los graduados universitarios, con mandatos que no queremos o necesitamos.


Como consecuencia directa de las malas polí­ticas económicas y un desprecio a los principios de la libertad económica, las cuales han demostrado ser eficientes, estamos viendo polí­ticas que restringen el mercado y frenan la innovación. ¿Sabí­a usted que cada joven estadounidense actualmente debe por lo menos $53.242 de la deuda nacional? Esta cantidad crece aún más cuando se consideran obligaciones no financiadas del Seguro Social y Medicare que eleva la deuda individual hasta un máximo de $401,000.


Y para colmo de males, estudios demuestran que los jóvenes estadounidenses pierden una valiosa experiencia laboral y la oportunidad de perfeccionar sus habilidades cuando ganan salarios bajos después de un perí­odo de desempleo. El impacto del desempleo los perseguirá a ellos y la sociedad en general por los próximos años. No sólo esta generación perderá un estimado de $20 mil millones en ingresos durante la próxima década, esto también traerá en un menor crecimiento económico y una mayor carga a los que pagan impuestos en la forma de pérdida de ingresos, aumento en la delincuencia, pagos adicionales para programas de asistencia social y para el cuidado de salud proporcionado por el gobierno.


Esta recesión producida por el hombre fue construida a base de malas polí­ticas económicas que nuestra generación puede rechazar en el futuro. Más gobierno, más impuestos, más regulaciones, es la peor solución a una situación ya mala. Sólo a través de responsabilidad personal, creación de empleo, LIBRE mercado y un gobierno limitado podremostener la próxima generación de estadounidenses educados y prósperos económicamente. ¿Estás dispuesto a ayudar?