Publications

El comunismo no es cuestión de risa

Posted by
Powered by Translate

 

(Artículo publicado originalmente en el Diario Las Américas)

El comunismo no funciona. Nadie entiende esto mejor que el exilio cubano de Miami. Es por eso que cuando el congresista Joe García utiliza una frase como “el comunismo funciona”, tal como lo hizo recientemente, toca una fibra sensible de esta comunidad. 

Fue un chiste que pocos encontraron gracioso. Mientras hablaba acerca de inmigración, el Congresista García intentaba criticar el pedido del Partido Republicano de mayor inversión y seguridad en la frontera. Asumió que la seguridad y la prosperidad que hay en El Paso, Texas, se debe al alto gasto público del gobierno y declaró que por ello, los Estados Unidos son ejemplo de que “el comunismo funciona”. Desde entonces, ha dicho que las declaraciones las hizo en broma, pero sus intentos de explicación no han podido remediar la situación. Su declaración no solo fue de mal gusto, sino que además demuestra ignorancia en las razones económicas detrás del éxito de El Paso- y los problemas de su vecina Ciudad Juárez. 

Fue una mala analogía, no digna de un hijo de cubanos. En una comunidad en la que aun hoy se sufre a diario por el régimen comunista que impera en la amada tierra natal, sus desafortunados comentarios y su falta de retractación resultan insensibles, y lo dejan mal parado como un funcionario electo que se ve alejado de su electorado. Peor aún, sus declaraciones fueron hechas el 20 de mayo, fecha en la que se conmemora la instauración de la República de Cuba. Un día que les renueva las esperanzas de que Cuba vuelva a ser libre. 

El comentario de García fue hecho para contrastar El Paso y Ciudad Juárez. Estas ciudades están separadas por mucho más que una frontera y puestos de control gubernamentales. No es el dinero federal el que hace que El Paso sea exitoso, es el sector privado y la gente trabajadora de la ciudad. En El Paso está la casa matriz de la compañía Oxo, con cientos de empleados. La empresa de satélites EchoStar también da trabajo a miles de personas. 

El dinamismo del sector privado hizo que El Paso se convirtiera en la segunda ciudad de frontera más grande del país, y la sexta ciudad más importante de Texas. Durante la última década, El Paso creó el doble de puestos de trabajo que el promedio nacional. Hoy, el gobierno federal emplea a menos del 5% de los trabajadores de la ciudad, mientras que el sector privado se encarga del 76%. Desde 2009, el ingreso promedio por hogar aumentó un 5%, a diferencia del resto del país donde muchas familias vieron sus presupuestos reducidos. Esto dista mucho de ser un modelo comunista. Como en todos los Estados Unidos, es el sector privado el del éxito.

Claro que El Paso también tiene sus problemas. Contrariamente a lo que dijo el Congresista García, no es la ciudad más segura del país –ni cerca está de serlo. Según los rankings de CQ Press, El Paso está en el puesto número 148. Si bien el FBI la tiene bien catalogada entre ciudades grandes, la propia agencia advierte que puede ser engañoso sacar conclusiones solo basado en ello. Ya sea por el crecimiento del sector privado, la ayuda del gobierno, las medidas políticas efectivas, o –probablemente- por una combinación de todo esto, los residentes de El Paso deben estar orgullosos de sus estadísticas. 

El Paso no es un modelo de éxito debido al excesivo gasto público del gobierno. Una política que tampoco serviría en el Sur de la Florida. El crecimiento económico depende de un sector privado dinámico, con una carga impositiva moderada y regulaciones limitadas. El Congresista García cree lo contrario, y vota en Washington para que haya más gasto público y un gobierno más grande. Al final, el problema no es que el Congresista haya hecho una analogía desafortunada, sino que falla en su pensamiento. La ciudad de El Paso florece gracias a su gente trabajadora y la oportunidad económica que se les da allí, que desafortunadamente no existe en su hermana del sur, Juárez. La dependencia del gobierno, como en el comunismo, no funciona.

 

Jorge Lima es el Director de Investigación de Políticas Públicas para la Iniciativa LIBRE.